¿El primer programador informático de la historia era mujer?

¿El primer programador informático de la historia era mujer?

Solo hay que pasarse por una facultad de Ingeniería Informática para comprobar lo atrevido de la afirmación. Si en España, de media, el 50% de los alumnos universitarios son mujeres, cuando te pasas por un aula de informática ese valor baja al 10-15%.

Así es en 2017 y así era hace 25 años, cuando alguno de nosotros aporreábamos los teclados y hacíamos las primeras incursiones en Internet. Lo que costaba bajarse una imagen, en calidad ridícula, de Cindy Crawford… perdón, de la fórmula atómica del Praseodimio (luego los raritos somos los informáticos)

El caso es que las Peceras (salas de PCs) estaban llenas de frikis jovenzuelos. Mucho besugo y poca sardina. Y parece que sigue siendo así. El tema de los ordenadores parece, féminas, que no os interesa mucho.

A eso hay que añadir la sorpresa que, el primer programa informático data de la primera mitad del siglo XIX. Las mujeres eran tan brillantes cómo en el XXI, pero salvo alguna notabilísima excepción, su sitio aún no estaba en las facultades o laboratorios.

Parece atrevido, pues, afirmar que «El primer programador informático de la historia era mujer». ¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es VERDADERO. 

Y nos sigue sorprendiendo. No porque fuera una mujer, Ada Lovelace, la que realizase dicho programa. Sino por las fechas. ¿Dónde conectamos un ordenador en 1840? A no ser que sea de madera…

Conocida como Ada Lovelace, esta señora era en realidad Augusta Ada Byron. Hija de Lord Byron. Aquí lo importante es lo de Lord. La niña nació en buena casa. Con seis chiquillos, y trabajando en el campo de sol a sol, no te queda mucho tiempo para pensar en teorías revolucionarias (me refiero a las científicas, las de guillotina sí prosperan en ese entorno, claro está).

Como además, la madre también era poeta y matemática, Ada creció en un estimulante entorno científico y cultural. Entre otros conoció a Brewster, Wheatstone, Farady, Dickens y a … Charles Babbagge.

Babbage estaba trabajando en una máquina analítica (una especie de calculadora), basada en el diseño del telar de Joseph Marie Jacquard. Un telar que funcionaba con tarjetas perforadas para realizar diseños en el tejido.

La máquina disponía de dispositivos de entrada y salida, un procesador aritmético, una unidad de control y memoria.

Una computadora en toda regla.

De madera, pero computadora. De hecho, se la considera la primera de la historia.

Y en estas, Ada se interesa en el trabajo de Babbage y le propone colaborar con él. Es más, Ada visualiza, mucho mejor que Babbage, las aplicaciones prácticas del invento, llegando a intuir las posibilidades de tratamiento de datos del mismo. Que no nos olvidemos, que los cálculos se hacían a mano (imaginad el factorial de 100.000 a lápiz y papel…)

Fruto de esas colaboraciones, nos dejó su trabajo titulado Notas. Etiquetadas de la A a la G, Ada nos deja, en una de ellas, el código de lo que está considerado como primer algoritmo de la historia.

Los trabajos de Ada fueron incluso publicados en revistas científicas, pero eran los tiempos que eran y su condición de mujer perjudicó la credibilidad de los mismos. Tampoco ayudó mucho que la máquina de Babbage se quedase en diseño y sin aplicación práctica. Como le pasa a muchos informáticos, mucho algoritmo pero poco marketing.

Sea como fuere, el tiempo suele poner a cada uno en su sitio y, un centenar de años después, empieza a recibir los reconocimientos que se merece. Entre ellos, el nuestro.

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer!

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Rafael Folk Reyes .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios WebEmpresa S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.