¿El diamante es más duro que el acero?

¿El diamante es más duro que el acero?

El diamante y el acero son elementos que conocemos de sobra.

Quien más quien menos,  tiene o ha visto un diamante. Suelen situarse en anillos de compromiso. La mayoría de las veces preciosos. A veces, ridículamente ostentosos. Te quiero tanto que voy a estar 3 años pagando el anillo…

Por otro lado, el acero nos rodea por todos lados. Usado extensivamente en la industria, es un material que trasmite fuerza y que se usa para crear utensilios, esta presente en equipos mecánicos, maquinaria en general, estructuras de viviendas…

Visto desde esa perspectiva, la pregunta parece ridícula. Pero igual te sorprende saber que, en una caja de herramientas profesional, pueden coexistir diamantes y acero. Y no, no es porque se le haya caído el anillo al operario dentro.

Así que lanzamos la pregunta: “El diamante es más duro que el acero”. ¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es VERDADERO. 

¡Vaya! Seguro que no te lo esperabas. Aunque la verdad. La pregunta tiene un punto de trampa. No siempre os lo vamos a poner fácil 😉

Resulta que la definición de dureza es la siguiente: “Oposición que ofrecen los materiales a alteraciones como la penetración, la abrasión, el rayado, la cortadura, y las deformaciones permanentes entre otras” 

Si te has quedado “rayado” con la definición, es que no eres muy duro  😆

Ya en el Siglo XIX, hubo un geólogo alemán, de apellido Mohs, que creo una escala de dureza y que se estudiaba en 7 de EGB. Suponemos que ahora lo hacen en 1 de ESO. Suponemos…

En clase nos sorprendía saber que:

El diamante es el material más duro.

En una escala de 1 a 10. El diamante era un 10. Lo más duro de todo. Chuck Norris, con un 11, no fue incluido en la lista por no ser un mineral. Aunque lo pareciera.

El caso es que a alguno, más nos sorprendió años después, ver en “vivo” la facilidad con que un albañil cortaba, con una herramienta más bien sencilla, baldosas de suelo.

  • “Jefe, ¿Qué lleva esa máquina para cortar con esa facilidad?”
  • “Una punta de Diamante.”

Ya lo veis, hay muchas maneras diferentes de explicar conceptos. ¿Con cual os quedáis?

Sea la que sea, el diamante es un material ideal para su uso en herramientas de corte y pulido.

En esa lista Mohs, el acero tendría una puntuación de 7. La pregunta, entonces es: ¿Por qué usamos acero y no diamantes?

Está claro que hay una evidencia de costes, pero hay una segunda, más importante y que le da sentido a este artículo. Se llama fragilidad. Y es otra de las propiedades de los materiales. Según la RAE. Fragilidad: Facilidad de una cosa para romperse.

Y resulta que el diamante es muy duro, pero extremadamente frágil.

Puedes rayar la cubierta de un petrolero con ese anillo tan bonito que tienes en el dedo, pero ojo que no se te caiga desde alto…

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer!

 

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No es nuestra intención molestarte con obviedades. Para funcionar, una web necesita cookies. Como el legislador leer más. Verdad, verdadera política de cookies, pinche e intenta no dormirte.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies