Calendario Juliano: ¿Septiembre por Tiberius?

Calendario Juliano

Por mera curiosidad, demos un breve repaso a los meses estivales y su origen en el Calendario Juliano: Julio por Julius, Agosto por Augustus… Septiembre por… ¿Tiberius?

¿Nunca has tenido curiosidad por saber cuál es el origen del nombre de cada uno de los meses que componen el calendario? Sí, ya sabemos que se puede vivir sin saber eso, y que los meses que más molan son Julio y Agosto. Por eso de las vacaciones y la paga extra…

Nosotros nos hemos puesto a investigar. Ya te adelantamos que, para honrar a la memoria de Julio Cesar y Octavio Augusto, el senado Romano decidió que el quinto y sexto mes del antiguo Calendario Romano (QUINTILIS y SEXTILIS) pasasen a denominarse Julio y Agosto (IVLIVS y AUGUSTUS) en el nuevo Calendario Juliano.

Sabiendo eso, y que Tiberio fue el emperador que siguió a Octavio. Septiembre viene de Tiberio

¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es FALSO. 

Tiberio acabó con esa «moderna» tradición del calendario Juliano de honrar a los emperadores poniendo su nombre a un mes.

Curioso, dada la tendencia enfermiza que tenían los emperadores a la megalomanía. Pero puro sentido común ¿Qué hacemos cuando se acaben los meses…? Además, que más querían. Si ya salían sus caras en las monedas (aunque no pesasen 100 kilos o valiesen un millón de euros)

El caso es que lo dejaron como estaba. SEPTEMBER. Séptimo mes del año.¿El séptimo? Sí. Para los romanos el año empezaba en Marzo. Así eran ellos. Y acabaron conquistando medio mundo conocido. Por algo sería…

Después de los ya nombrados QUINTILIS, SEXTILIS y SEPTEMBER venían OCTOBER, NOVEMBER y DECEMBER. Que más o menos querían decir: quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno y décimo mes. Tiene guasa que los anglosajones respetasen mejor que nosotros el origen latino de los nombres de los meses.

El resto de los meses honraban a Dioses o a la Madre naturaleza. No se atrevieron a cambiarlos. Mejor no tentar a la suerte y cabrear, por ejemplo, al dios de la guerra: MARTIUS (Marzo). Pero la investigación al resto de meses os la dejamos a vosotros. Y así leéis un poco más fuera de este blog. 😉

Calendario Juliano Calendario Gregoriano Calendario Romano

Del Calendario Romano al Juliano y de este al Gregoriano.

A estas alturas ya sabéis que Septiembre viene de September. Pero antes de marchar, vamos a ver los tres calendarios que han regido nuestras agendas:

El Gregoriano (desde 1.582 d.c.)

Creado en 1.582, podríamos decir que es el calendario «Oficial» del mundo. Como curiosidad, decir que su promotor fue el papa Gregorio XIII. a partir de estudios realizados en la universidad de Salamanca (¿la más antigua de España?) El caso es que la tierra tiene un caprichoso giro de 365,24190 días alrededor del sol y no era suficiente el ajuste de bisiestos del calendario Juliano.

Los primeros países en adoptar el calendario Gregoriano fueron los Catolicísimos España, Portugal e Italia (y sus colonias). Los anglosajones, se esperaron casi 200 años. No sabemos si por Protestantes, por protestones, o esperando el visto bueno de Sir Isaac Newton. Sea como fuere, eso explica por qué Shakespeare y Cervantes, al mismo tiempo, murieron y no murieron el mismo día.

El resto del mundo acabó incorporándolo de manera gradual. Los países comunistas los últimos a lo largo del siglo XX. Dato, que no opinión.

El Juliano (del 45 a.c. hasta el 1.582 d.c.)

Antes del Gregoriano, en Hispania nos manejábamos con el Calendario Juliano. Como fue implantado en el 45 a.c y, para entonces, casi toda la península estaba bajo dominio romano, podemos decir que es el que se usó durante 1.600 años.

Dicho calendario paso al nuevo mundo de la mano de Colón, cuya implantación en el continente fue par a la de las conquistas. Era un calendario bastante preciso basado en un giro terrestre de 36,25 días.

¿Y antes del 45 a.c.?

Pues no hemos querido tirar mucho mas atrás. Podríamos decir que el Calendario Romano, qué es el origen del Calendario Juliano. Pero no hemos buceado en la historia a ver que calendario usaban nuestros ancestros Celtas o Íberos  o incluso los milenarios calendarios aztecas o mayas de uso en los territorios de nuestros hermanos americanos.

Se nos hace tarde. Así que nos despedimos con una deliciosa cita:

Afortunados los hispanos para quienes beber es vivir.

Y no es que Julio Cesar ya nos tuviera «calados» hace 2.000 años, es que se ve que la b y la v se pronuncian diferente en latín y nosotros las confundíamos. La mentira esa de los CV de nivel medio de inglés que viene de lejos…

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer! Os hará libres…

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS