Origen Black Friday ¿Compra de Esclavos?

Origen Black Friday ¿Compra de Esclavos?

¿No os parece molesta esa manía que nos está dando de incorporar como festivos, celebraciones e iconos propios, aquellos que lo son de la cultura anglosajona? El Papa Noel, San Valentín, Halloween

En algunos casos, incluso desplazando tradiciones locales de hace siglos. Pobres Reyes Magos que vienen de oriente y cuyo pecado es ser tres y llegar al final de las fiestas.

Y no es porque no sepamos apreciar otra cultura (lo que no mata engorda) sino por la clara vertiente mercantilista de esos eventos. Porque decimos que, para importar una fiesta, importemos Acción de Gracias. Que nos parece más entrañable y significativa.

El caso es que sobre todas, estos días ha sido tendencia el Black Friday. Ya sabéis, ese día de las superofertas. Oferta por aquí, oferta por allá. Pero cuando ves que los descuentos llegan a la pescadería del barrio, es que se nos está yendo la pinza.

No lo criticaremos, que nosotros también aprovechamos el momento. Porque aparte de para  meter la cuña de publicidad (descuentos de navidad) os preguntamos por el origen del Black Friday.

Y nos has sorprendido lo que hemos encontrado. Antes de verlo, escogemos una teoría y lanzamos la pregunta:

Origen Black Friday ¿Compra de Esclavos?

¿Verdadero o Falso?


La realidad es que es FALSO

Pues no amig@s. Lo del Black Friday asociado a la venta de esclavos no deja de ser una leyenda urbana.

De esas fáciles de montar en internet. Una buena imagen, un texto entre solemne y polémico que la acompañe (“malditos consumidores que celebráis un día de compras en memoria de una tropelía…”) y las redes sociales hacen el resto. Decimos redes sociales por no apuntar a nadie.

En la relación de enlaces relacionados (más abajo), os dejamos uno a Snopes.com una página encargada de desmontar mitos.

Así que nos queda todavía ver de dónde puede venir el término. Y estas son varias de las teorías que hemos encontrado. Las ordenamos cronológicamente.

Viernes Negro en la Bolsa

El 24 de Septiembre de 1869 el mercado de oro colapsó por unas maniobras (más o menos turbias) de un grupo de financieros. Desde ese momento el adjetivo Black acompaña cualquier desastre de los mercados financieros. Quizás el máximo exponente es el famoso Jueves Negro de 1929, cuando la bolsa americana bajó dramáticamente dando inicio a la gran depresión.

No dudamos que ese viernes fuera negrísimo para el que perdió todo su capital, pero no le vemos relación con el día de compras que estamos mencionando (aparte del nombre, of course). Está claro que no es de ser muy listo fundirte el saldo de la tarjeta en un día, pero tampoco hay que dramatizar.

Viernes Negro en el Trabajo

Nos vamos a 1951 y  la revista “Factory Managment and Maintenance” usa el termino para referirse a la avalancha de ausencias laborales que se daba ese día. Pensábamos que eso de pasarse por malo, para tener cuatro días de fiesta seguidos, era una cosa que solo se daba por estas latitudes y longitudes…

Ya va siendo hora de quitarse esa y otras “leyendas negras” de encima.

Viernes Negro en el Tráfico

Así que como tenemos a los americanos ociosos, y las navidad al volver de la esquina, vámonos todos a comprar. “Para confluir como plaga de langostas. A los mismos lugares, a las mismas horas.” Manolo García lo canta mejor.

Por supuesto, se colapsa todo. Y el pobre policía encargado de gestionar el tráfico es tan humano como nosotros. Y entre que Smith está de baja, y le sale el pavo por las orejas, se encuentra en un lío de mil demonios. Lo llama Black Friday (el tono te lo imaginas tú). Estamos en los 60’s 70’s, posiblemente Filadelfia, otras fuentes hablan de Nueva York.

Viernes Negro en la Contabilidad

Y para acabar nos quedamos con la más amable de todas. Una asociada a la contabilidad. Parece ser que el comerciante medio americano se tiraba hasta noviembre en números rojos, y era en la campaña de navidad cuando entraba en beneficios.

Siendo el día después de Acción de Gracias el primer día de compras navideñas, y estando las tiendas a rebosar, es ese día cuando el contable, para alivio del gerente, pasaba de usar el lápiz rojo al negro en sus balances.

Y esto es todo lo que hemos encontrado. No podemos afirmar ninguna pero, al menos, si desmentir lo de los esclavos. Si tenéis alguna teoría alternativa, estaremos encantados de oírla (leerla).

Nos vamos de compras recordando a Eduard Punset:

A la sociedad le interesa que usted consuma y que piense que el consumir le hace feliz. Quiere que consumamos, no que seamos felices.

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer! Os hará libres…

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No es nuestra intención molestarte con obviedades. Para funcionar, una web necesita cookies. Como el legislador leer más. Verdad, verdadera política de cookies, pinche e intenta no dormirte.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies