Giro Engranajes Enigma

Giro Engranajes

Por sí solo, un engranaje no parece una de las cosas más divertidas de la ciencia.

En el cine es otra cosa. Chaplin nos dejó, en Tiempos Modernos, alguna hilarante escena donde se lo come una gigantesca máquina en la que se ven claramente los engranajes. El fondo de la película no hace tanta gracia, es una feroz crítica al sistema de trabajo obrero de comienzos del XX.

Y si bien en la película los engranajes son de Atrezzo, giran para donde toca. No cuesta nada ser un poco riguroso 😉

Hoy os proponemos un enigma relacionado con el giro de los engranajes. Es fácil. Son perpendiculares y la única complicación, además de descontarse con los giros, son las dos poleas que están giradas.

Que también es mala leche poner poleas en el enigma cuando la transmisión por engranajes las supera en precisión (no patinan). Un ingeniero (de los que no faltaba a las clases) no las hubiera usado.

Al menos, las poleas están por pares. Y aunque decía Thomas Szasz “Dos errores no hacen un acierto, pero hacen una buena excusa”. En este caso, y por ser dos, si os equivocáis en ambas, un error mata al otro. Y en ese caso no hace falta excusarse…

Así que ahora tendréis dos dudas. Si lo habéis hecho bien o mal. Y si lo habéis hecho bien por conocimiento o por error…

Cabroncetes que estamos de mañana…  😛

Girando el engranaje uno a la izquierda, el dos gira a la izquierda.

¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es FALSO. 

El engranaje dos gira a la derecha.

La mejor manera de resolver estos enigmas es coger un papel y un lápiz  e ir dibujando los giros.

Las poleas, al estar giradas, hacen que el giro que provocan sea el mismo que si fuera un engranaje contra otro (invierten sentido). Si no estuvieran giradas, sería como la cadena de una bici. Que se desplaza en el sentido en el que pedaleamos.

Observar la transmisión de una bicicleta es una manera fácil de entender el funcionamiento de los engranajes (piñones) y entender su potencial en uso industrial. Nos permiten jugar con la velocidad y potencia. Eso lo saben bien los ciclistas. ¡Equivócate de relación subiendo un puerto de montaña!

Volviendo al enigma. Las poleas, en el ejercicio, están giradas para despistar.

Por tanto, nos queda un sistema sencillo de engranajes en paralelo. Los engranajes pares giran en sentido contrario al primero y los impares en el mismo sentido. Como hay doce engranajes, el último (número 2 en la imagen), gira en sentido inverso y, por tanto, a la derecha.

Algo liado, pero fácil.

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer!

 

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

[amazon_link asins=’B074CGNK9J,B00V89IHBQ’ template=’ProductCarousel’ store=’vof_lb-21′ marketplace=’ES’ link_id=’0ce16f22-95fb-11e7-9bba-3377f6cf3763′]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No es nuestra intención molestarte con obviedades. Para funcionar, una web necesita cookies. Como el legislador leer más. Verdad, verdadera política de cookies, pinche e intenta no dormirte.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies