Crematofobia. ¿Miedo a morir quemado?

Crematofobia.

Vamos a ver en la entrada de hoy, si aprendemos algo sobre las fobias. A no ser que seáis Sofofóbicos… Ya os estamos liando en el párrafo uno 😉

Antes de empezar, nos vamos a ir al diccionario online de la RAE (Real Academia Española) para ver la definición de fobia:

  • Fobia: Aversión exagerada a algo o alguien.

Por si hay algún despistado, busquemos Aversión.

  • Aversión: Rechazo o repugnancia frente a algo o alguien.

O sea, tienes fobia a algo (o alguien) cuando te da un asco que no lo puedes aguantar. Irracional. Un miedo intenso y desproporcionado.

Como le tiene un autónomo (de los legales) a  la visita de los chicos de Montoro (los de los impuestos). O como aquel individuo al que le proporcionaba alergia una foto de su suegra en el comedor. Tampoco conocemos a la mujer, pero diríamos que es una exageración. De cualquier forma, no es un chiste. Es un caso médico real. Que la realidad supera a la ficción.

Todos tenemos nuestras manías y alguna fobia…

Volviendo a la crematofobia. Si ahora nos vamos a la primera parte de la palabra, Crema, parece derivar de Cremar (deshacer un cuerpo humano quemándolo). Nos queda la tentación de pensar que es cierta la afirmación.

Crematofobia ¿Miedo a morir quemado?

¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es FALSO. 

Falsísimo. Si nos leéis de vez en cuando, ya sabéis que no tenemos miedo a las mentiras (mitofobia). Todo sea por haceros leer 😉

El caso es que la Crematofobia, o Crometofobia, nos parece una de las más raras de las fobias que conocemos. Es el miedo ¡¡¡AL DINERO!!!

Fobia ya os hemos explicado qué es. Viene del griego phobos.

Y Cremato, también del griego, krematos: Dinero. Riqueza. Posesiones.

Dicho así, no es que los que poseen esta ¿enfermedad? tengan miedo al ataque de un billete asesino de 500 €.

Tampoco se refiere a la manía que tienen algunos de no tocar el dinero (y los pomos de las puertas, y los bolígrafos de otros…) por los gérmenes que descansan ahí tan ricamente. La misofobia.

Es mas bien la reacción a la situación, que acaba produciéndose, por la impotencia de estar en una dinámica en la que no se llega a fin de mes pese a todos los esfuerzos realizados. Y eso, mantenido en el tiempo, acaba haciendo que uno le coja manía al dinero y lo que lo relaciona (adquisición administración, gasto,…). No quieren ni verlo.

Y si alguien le repugna algo, ¿qué va a pasar? que lo aleja de sí. Y entra en un bloqueo del que no es fácil salir.

Menos dinero, más problemas, más asco.

No es fácil…

A nosotros no nos gustan mucho los insectos y, para superar esa manía, no nos vemos en una jaula con miles de ellos. Con euros si nos podéis encerrar. Cuando queráis. Y si veis lagrimas, que no os engañen. Son de emoción.

Tampoco se trata de irse al otro lado (Crematofilia) y convertirse en un Tío Gilito versión 2.0

Tio Gilito nadando en oro

Pero puestos a elegir….

Nosotros preferiríamos los problemas de gestionar mucho dinero que los de gestionar cero dinero.

¿Y vosotros?

Que el universo se dé por enterado.

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer!

 

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

[amazon_link asins=’846633212X,8449322944′ template=’ProductCarousel’ store=’vof_lb-21′ marketplace=’ES’ link_id=’ef96754d-9540-11e7-922e-751edfc59f87′]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No es nuestra intención molestarte con obviedades. Para funcionar, una web necesita cookies. Como el legislador leer más. Verdad, verdadera política de cookies, pinche e intenta no dormirte.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies