Celebramos Halloween en España desde hace cientos de años.

Halloween en España

¿Celebramos Halloween en España desde hace cientos de años?

En un primer momento, has empezado a girar la cabeza de derecha a izquierda, quizás con cierto desagrado, pensando que aquí lo que celebramos de siempre es la Fiesta de Todos los Santos. Que lo otro es cosa de los Yankees.

Luego has pensado que, como los autores de este blog son un poco de “Truco o trato”, a ver por dónde nos salen…

Y aunque nos encantan la sorpresa y el giro inesperado, no así los trucos burdos. Empecemos por desentrañar el primero.

Pese a que Halloween es la contracción ingles de “All Hallows’Eve” (Víspera de Todos los Santos) no estamos jugando a malentendidos con el lenguaje. Eso sí, entre Cervantes o Shakespeare lo tenemos claro.

Nos referimos a una celebración en territorio nacional y que recuerde, ni que sea vagamente, a la que se celebra actualmente en formato anglosajón. Lo de territorio nacional tampoco es una trampa. Nos referimos a lo que forma España en Octubre de 2017. Nada de acudir a ceremonias en tierras del imperio Español dónde no se ponía el sol. En la península ibérica de toda la vida de dios. Ínsulas incluidas. No se nos cabreé nadie.

Puestas todas las cartas sobre la mesa. Sacamos un último as (vía twitter, TuiterHits).

Decís que Halloween no es español, pero ¿Hay algo más español que apuntarse a todas las fiestas?

Que explica el éxito de Halloween, Papa Noel y la importación de cualquier otro evento que implique fiesta o diversión (o consumo: Black Friday…).

Pero que no resuelve la pregunta:

¿Celebramos Halloween en España desde hace cientos de años?

¿Verdadero o Falso?

La realidad es que es VERDADERO. 

A ver si os convencemos 😉 Que todo es interpretable.

Primero un poco de Historia. Tiremos 2.200 años atrás. En los pueblos Celtas, que eran los que estaban dando vueltas por la península antes de la llegada de los Romanos, se festejaba, el día 31 de Octubre, una fiesta denominada Samhain.

Era una fiesta que celebraba el final del verano (más bien el de recogida de cosechas) y se consideraba el Año Nuevo Celta. Daba inicio a su estación oscura.

Aprovechando, los Celtas también celebraban a los Muertos, que esos días tenían “permiso” para vagar entre los vivos. En un intento de estar en comunión con los espíritus de los difuntos, los vivos les dejaban comida fuera de la casa. Por si acaso…

Más tarde, mandaron a los niños, de casa en casa, a por dulces y pasteles. No sabemos si por miedo a los difuntos o para tenerlos entretenidos un rato. Eso del Boing y el Clan llegará siglos después.

Detrás de los Celtas, vinieron los Romanos.

A estos (los romanos) les gustaba una fiesta más que a un tonto una RRSS (versión moderna del  lápiz) De algún sitio nos tenía que venir la afición (a las fiestas). Pero como también eran unos tíos tolerantes (a ratos y si acachabas la cabeza), “mezclaron” su fiesta de la cosecha con el Samhain. Lo que permitió su supervivencia.

Así hasta el siglo VIII.  En el que unos señores, con menos gracia que los Romanos, estaban construyendo una Iglesia muy seria y poco dada a las fiestas paganas. Debieron pensar que esa fiesta del 31 de Octubre era muy hereje.

“Vamos a mover la nuestra, en la que celebramos a nuestros mártires (13 de Mayo), a ese día. Lo mismo que hicimos en el Siglo IV. En el que marcamos como nacimiento de Jesús el 25 de Diciembre. Que estos romanos montaban mucho pollo con el solsticio de Invierno.”  ¡Que buenos eran con esto del marketing!

Así pues, tenemos que la fiesta tradicional en la que era común vaciar nabos (lo de las calabazas es de otros celtas, los Irlandeses), poner dentro velas, y molestar a los vecinos,  va siendo sustituida por una más solemne, recogida y de carácter religioso. Tu fiesta por la mía. Tú mismo. Que eso de ir al infierno no parece cosa muy agradable.

Aun así, no murió aquí Halloween (Samhain).

A mediados del Siglo XIX, los Irlandeses llevan la tradición a Estados Unidos.

Allí, lo que comenzó siendo una mezcla entre el Samhain Celta y la Católica Víspera de Todos los Santos, termino siendo con el paso de los años y, marketing mediante, en una fiesta, ni pagana, ni religiosa, consumista.

Desde hace unas décadas, se mezcla con nuestros buñuelos  y castañas. Como si fuera una nueva tradición. Pero no olvidemos el origen Celta del país y que, en muchos pueblos y comarcas de lo que acabaría siendo España, ya se realizaban ese 31 de Octubre muchas de las actividades propias de la fiesta (calabazas encendidas, pedir alimentos de casa en casa,…)

Abajo os dejamos unos enlaces más que curiosos.

Y antes de acabar, un susto en forma de cita de Henry Home Kames.

La ignorancia es la madre del miedo.

Hasta la próxima… ¡Aprovechad para leer! Os hará libres…

ENLACES RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No es nuestra intención molestarte con obviedades. Para funcionar, una web necesita cookies. Como el legislador leer más. Verdad, verdadera política de cookies, pinche e intenta no dormirte.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies